/ menotti

Soy Menottista

La discusión entre juego "Menottista" vs. juego "Bilardista" es más vieja que ellos mismos.

Para el que no esté al tanto, érase una vez el mundo del fútbol argentino, que comenzó a dividirse en dos escuelas: la de César Luis Menotti, y la de Carlos Salvador Bilardo.

Las diferencias entre las escuelas eran (y son) abismales, pero poseen algo en común: son Campeonas del Mundo. Y eso, "solamente" eso, es material suficiente para haber tomado importancia y haber dividido las aguas.

El fútbol Menottista es un juego que pregona atacar mucho, al ras del piso, abierto y por las puntas. La preocupación es mayor por el arco rival que por el propio. Menotti como DT además impulsó para muchos de sus equipos el "achique": esto es, adelantar al equipo provocando que el rival quede en offside.

En la vereda del frente, el fútbol Bilardista, con un estilo más bien aguerrido, más ofensivo, contragolpeador, y de búsqueda de la obtención del resultado ofensivo para una posterior defensa a ultranza de este resultado. Caracterizado por "uñas y dientes" y también por la "viveza" en la interpretación del reglamento y en la obtención de ventajas "al límite".

Yo, por supuesto (?), soy Menottista.

Pero, pero... algo que dice el Bilardista es "prefiero jugar mal y ganar, que jugar bien y perder". ¡Pero por supuesto! ¿Quién no va a querer ganar?

El tema, queridos amigos, es que a quienes nos gusta el juego jugado al ras del piso, el que tiene presión y busca atacar al rival por sobre todas las cosas, nos gusta, sobre todo, porque creemos profundamente que es el estilo de juego con el cual se agrandan (o se maximizan, si se quiere) las posibilidades de ganar. ¿A quién le quedan dudas de que es mejor ganar que jugar bien? Ahora, cambiando la premisa: ¿da lo mismo perder jugando bien que jugando mal?

En definitiva, aquí hay dos filosofías netamente distintas. Ya ustedes elegirán y comentarán en este blog, como lo hacen siempre (?), cuál es la escuela con la que más se sienten identificados.

Les dejo un saludo y brindo con Gatorei.